Días 509-510: Salamanca, una ciudad “joven” con mucha historia

November 27, 2013 in Espanya by Joan&Elia

Algunos os preguntaréis cómo es posible que una ciudad joven tenga tanta historia. En realidad lo de joven no significa que tenga pocos años de vida, es más, Salamanca fue poblada hace muchísimos años y habitada por romanos, cartagineses, visigodos, musulmanes y cristianos. Este adjetivo denota la vida y alegría que se respira por sus calles y que en parte se debe a la gran cantidad de universitarios de todos los países que vienen a estudiar aquí. Gracias a ellos Salamanca es una ciudad joven, viva y llena de encanto.

Al llegar a Salamanca nos fuimos directos a casa de Aaron, nuestro nuevo couchsurfer. Aaron es un tío prodigioso, es estudiante de filología islámica, filología hebrea y magisterio y cursa otros tantos másteres en temas relacionados con la cultura y las letras. Habla perfectamente unos cuantos idiomas (la verdad es que hemos perdido la cuenta pero de entre los que habla destaca el arameo, la lengua de Jesús de Nazaret, el mismísimo hijo de Dios) y es un tío abierto y muy gracioso.

Un primer paseo por la calle Zamora y la Plaza Mayor

Un primer paseo por la calle Zamora y la Plaza Mayor

Vive en un edificio al que él mismo ha bautizado como “El Bloke” con otros muchos estudiantes. Es como una gran familia, todos entran y salen de su piso y de su habitación cuando quieren y se le conoce popularmente como MamiAaron porque cuida de todos como si fueran sus niños. El recibimiento fue estupendo y en 10 minutos el tío nos preparó una cena deliciosa.

La mañana siguiente estaba fría pero aprovechamos el día para visitar algunos de los lugares interesantes de Salamanca, que no son pocos. La Plaza Mayor es el centro neurálgico de la vida salmantina y uno de los puntos que no hay que dejar de ver, tanto de día como de noche. Bajo las arcadas de piedra se esconden decenas de bares de tapas en los que podréis cenar pidiendo un par de cañas o, en su defecto, un par de refrescos.

Los colores de un atardecer otoñal en Salamanca

Los colores de un atardecer otoñal en Salamanca

Ayer era martes, un día especial en esta ciudad porque dos de sus monumentos más interesantes son gratuitos entre las 10 y las 12 de la mañana. Si tenéis la suerte de estar por aquí los martes, no desperdiciéis esta buena oportunidad.

Catedral de Salamanca, gratis los martes de 10 a 12

Catedral de Salamanca, gratis los martes de 10 a 12

El primero de estos lugares es la Catedral Nueva de la Asunción de la Virgen, sede de la Diócesis de Salamanca y construida entre los siglos XVI y XVIII básicamente en los estilos gótico tardío y barroco, como podréis ver al observar los detalles de las fotos.

Una visita muy interesante por la Catedral Vieja

Una visita muy interesante por la Catedral Vieja

La catedral nueva se construyó conservando la vieja, situada adyacente y también accesible durante la visita gratuita a la catedral. En un principio pensaron derruirla, aunque se impuso el criterio de mantenerla abierta al culto. Se decidió construir una nueva catedral por el aumento demográfico de la ciudad debido a la atracción de la Universidad, cosa que hizo que la Catedral Vieja se considerara pequeña, oscura y baja.

En los mausoleos de la Catedral Vieja

En los mausoleos de la Catedral Vieja

No olvidéis dar un paseo por el claustro y los distintos mausoleos que hay en la Catedral Vieja. Las esculturas de piedra, los retablos y todas las reliquias que hay aquí escondidas darían el pego para grabar un capítulo de las aventuras de Indiana Jones o para continuar con la proyección del Código da Vinci y los misterios que los templarios han ido escondiendo, esperando que alguien los descubra.

Ieronimus, las torres medievales de la catedral

Ieronimus, las torres medievales de la catedral

Otra de las visitas gratuitas entre estas horas de la mañana es el Ieronimus, las torres medievales de la catedral. Si creéis que no tendréis tiempo suficiente para hacer con calma las dos visitas (si sois puntuales os sobrará tiempo para verlo todo e ir al tercer lugar gratuito del que os hablaremos luego) os recomendamos elegir la segunda ya que durante la visita a las torres también podréis ver el interior de la catedral desde un punto de vista privilegiado.

Algunas vistas desde lo alto de la catedral

Algunas vistas desde lo alto de la catedral

Las vistas que tendréis de la ciudad des de lo alto de las torres son impresionantes y si tenéis un buen día (no ha sido el caso) seguro que os quedan fotos espectaculares. La visita es muy completa y la recomendamos totalmente. Si tuvierais que pagar los 3,75€ que cuesta la entrada no dudéis en hacerlo.

Algunos detalles de las zonas altas

Algunos detalles de las zonas altas

Aquí os dejamos algunas fotos hechas desde los balcones interiores que hay en la parte superior de la catedral nueva. Insistimos en que esta visita es mucho más completa que la de la catedral y también os permitirá verla. Lo único que no podíais ver visitando sólo el Ieronimus es la catedral antigua.

Vistas desde la balconada interior de la catedral

Vistas desde la balconada interior de la catedral

Para los amantes de las buenas vistas aún podréis hacer uso de la gratuidad de los martes y subir a lo alto de las Torres de la Clerecía, situadas en el edificio que hoy alberga la Universidad Pontificia de Salamanca. Es el mejor lugar si se quiere tener una vista de la ciudad que incluya su monumento más característico, la catedral.

Desde lo alto de la Universidad Pontificia

Desde lo alto de la Universidad Pontificia

La visita consiste en subir la Scala Coeli, la escalera de acceso a las dos torres de la iglesia. La subida está ambientada con una intervención de luz y sonido y el tránsito entre ambas torres, ya desde la altura, permite una visión única de Salamanca ofreciéndonos espectaculares perspectivas del casco histórico de esta ciudad patrimonial.

La Scala Coeli nos regala estas vistas de Salamanca

La Scala Coeli nos regala estas vistas de Salamanca

Después de la gratuidad seguimos visitando algunos de los monumentos de la ciudad que son de acceso público, como la Casa de las Conchas. Lo más singular de este edificio de estilo gótico tardío es su fachada decorada con más de 300 conchas y múltiples blasones y escudos. Actualmente alberga en su interior una Biblioteca Pública de Estado pero sus usos a lo largo de su historia han sido variopintos, desde un palacio urbano representativo de la nueva nobleza cortesana hasta una cárcel de la Universidad.

La casa de las conchas y su patio interior

La casa de las conchas y su patio interior

Algunos datos de interés sobre la Casa de las Conchas es que en el año 1.929 fue declarada Monumento Nacional y en 1.967 fue cedida al Ayuntamiento de Salamanca mediante un contrato de arrendamiento por un valor simbólico de una peseta anual durante noventa y nueve años. Finalmente, después de una serie de intercambios de propietarios ha pasado a ser del Estado.

Frikis salmantinos y pajaritos al sol

Frikis salmantinos y pajaritos al sol

Otros lugares que merece mucho la pena visitar son el Convento de San Esteban (3€ por persona) o el Palacio de Anaya donde se encuentra la Facultad de Filología. Mi amigo Roger nos recomendó ir a la cafetería Las Caballerizas, un lugar recóndito, oculto en un sótano anónimo del que sólo han oído hablar los afortunados universitarios de letras.

El acceso se hace a través de una pequeña puerta enrejada escondida en la calle Tostado, una estrecha vía peatonal apenas transitada. Para los que la desconocen no es fácil descubrirla ya que se discretísima entrada pasa desapercibida y camuflada por la riqueza monumental del entorno. No obstante, dicen que cuando por fin se encuentra ya nunca más se olvida. Nosotros no teníamos toda esta información y nuestra poca paciencia nos hizo abandonar la búsqueda rápido… ¡mal hecho!

El Convento de San Esteban y la Facultad de Filología

El Convento de San Esteban y la Facultad de Filología

Salamanca es una ciudad llena de leyendas y de creencias curiosas. Una de ellas es la referente a un conejo esculpido en piedra en el flanco izquierdo de una de las entradas a la catedral. En realidad nunca ha sido una leyenda como tal, sino más bien una falsa creencia que se ha ido extendiendo por el boca a boca que asegura que tocarlo da buena suerte. Otros dicen que si lo tocas seguro que algún día acabas volviendo a Salamanca…

Muy cerquita del conejo de la suerte hay otra figura esculpida en piedra muy curiosa y que destaca por su connotación de modernidad. Se trata de un astronauta que los canteros que participaron en una de las últimas restauraciones decidieron añadir. En realidad es algo tradicional entre los canteros de toda época fechar, por medio de elementos propios de los días en que viven, las obras en las que participan.

El conejo de Salamanca y el famoso Archivo de la Guerra Civil

El conejo de Salamanca y el famoso Archivo de la Guerra Civil

En Salamanca también se encuentra el famoso Archivo General de la Guerra Civil Española, integrado en el Centro Documental de la Memoria Histórica. La documentación que contenía fue utilizada con fines represivos para juzgar a los enemigos del lado republicano. En la actualidad es una fuente documental de gran valor para los historiadores e incluso ha servido para que los militares republicanos puedan solicitar una pensión de jubilación o una indemnización por el tiempo que permanecieron en prisión. El archivo incluye una zona de visita gratuita dedicada a la masonería con el material requisado a las logias españolas.

Supongo que recordaréis este lugar por ser el causante del conflicto de los “papeles de Salamanca”, una disputa que surgió a propósito de la devolución a la Generalitat de Catalunya de la documentación incautada por las autoridades franquistas cuando ocuparon Cataluña al final de la Guerra Civil Española. “Algunos” calificaron la devolución como un “expolio” pero los papeles fueron finalmente trasladados al Arxiu Nacional de Catalunya, situado en Sant Cugat del Vallès, a 5 minutos de casa. Aquí los guardaremos bien.

Más detallitos de la ciudad de Salamanca

Más detallitos de la ciudad de Salamanca

Durante los días que hemos estado por aquí con Aaron y el resto de colegas, de entre los que destacamos a Alma, una vallisoletana majísima, nos llevaron a algunos de los mejores lugares de tapeo de la ciudad. Es una lástima que la cultura del tapeo no exista como tal en Cataluña y que los precios que pagamos nosotros sean tan desproporcionados en comparación con lo que se paga aquí. Probad el bar Rufo’s situado en el barrio de Van Dyk.

Impresionantes tapitas de Salamanca

Impresionantes tapitas de Salamanca

Hemos aprovechado estos días para visitar a familia y amigos que viven en Salamanca. Una de ellas es María, una guapísima leonesa que veranea en Riello y que es una de las mejores amigas de mi hermana. También quedamos con Isi y con Camino, mi “prima lejana” (hermana de la mujer de mi primo) y mi ahijada. Le hemos mandado postales desde todos los países que hemos visitado y aunque estuvo un poco arisca al principio conseguimos que nos hiciera algo de caso con un chupachups. Es una lástima que no hiciéramos ninguna foto de estos encuentros.

El bicing de Salamanca y el puente romano

El bicing de Salamanca y el puente romano

Si tenéis buen tiempo os recomendamos dar un paseíto por la zona de río Tormes y ver el famoso puente de los romanos y la Casa Lis, un palacete modernista donde actualmente funciona el Museo de Art Nouveau y Art Déco. Por la zona también se encuentra La Cueva, un enclave legendario de la ciudad de Salamanca donde, según la tradición popular, impartía clase el Diablo.

La Casa Lis y vistas desde la Cueva

La Casa Lis y vistas desde la Cueva

Cerca de la Casa Lis también se encuentra el Huerto de Calixto y Melibea, un parque visitable de carácter romántico denominado así por ser el escenario que eligió Fernando de Rojas para recrear la historia de su famosa novela Tragicomedia de Calisto y Melibea. En estos jardines podréis dar un paseo con vuestro enamorado, disfrutar de unas buenas vistas y poner un candado de amor eterno en el pozo.

En el huerto de Calixto y Melibea

En el huerto de Calixto y Melibea

Y para terminar bien lo haremos con una de las leyendas más importantes de la ciudad, la que más intriga a los miles de estudiantes universitarios que pasan por aquí cada año. La pequeña rana de Salamanca es un detalle ornamental labrado en la puerta de la Universidad de Salamanca que se ha convertido en un icono de la ciudad. Una de las leyendas dice que si no eres capaz de encontrar a la rana sin que nadie te lo diga acabarás suspendiendo tus exámenes. Es raro pero los estudiantes se lo toman bastante en serio. Una pista: está situada sobre una calavera.

La rana de la fachada de la universidad

La rana de la fachada de la universidad

Al final nos ha salido un post bastante largo, esperamos que no se os haga muy pesado. Pero Salamanca es una ciudad con muchísimas cosas interesantes para ver, muchas más de las que hemos podido disfrutar este par de días. Estoy seguro de que algún día volveremos… al menos eso dice el conejo. ¡Buenas noches!