Días 551-552: Y el sol apareció en la Great Ocean Road…

January 8, 2014 in Austràlia by Joan&Elia

Salimos de Sydney en dirección a Melbourne con dos “clientes” nuevos, una holandesa y un italiano que nos pagan 80 AUD cada uno. Ya sabéis que siempre que podemos compartimos nuestro trayecto con otras personas a través de Gumtree y que normalmente nuestra oferta es a precio cerrado. Nuestros acompañantes se encargan de pagarnos los gastos de la gasolina, del alquiler diario del coche y un poquito más para pequeños imprevistos… de momento nadie se ha quejado (en realidad sí, pero nuestras dotes de expertos negociadores nos benefician bastante) y el trato siempre acaba siendo bueno para ambas partes, sino no habría transacción.

El viaje fue tranquilo y después de dejarlos en Melbourne nos fuimos directos a casa de Jordi y Carla, dos catalanes majísimos que conocimos el día de fin de año y que nos han ofrecido alojamiento en su fantástica casita situada a las afueras de la ciudad. Cenamos con ellos tortilla de patatas (parece que sólo nos alimentemos de esto, pero no es así), una quiche que preparó Èlia i otras delicatesen que nos ofrecieron. Estuvimos hablando largo y tendido de muchas cosas y nos contaron todos sus proyectos de diseño (www.denstudio.net). Les estamos eternamente agradecidos por el trato que nos dieron y saben que el día que decidamos parar tendrán casa allí donde estemos.

En la Bells Beach de Torquay

En la Bells Beach de Torquay

La mañana siguiente nos encontramos con nuestros dos próximos clientes: Kayley, una chica australiana y Aleksander, un polaco. Con ellos compartiremos los próximos nueve días de aventura hasta Alice Springs y nos pagarán 350 AUD cada uno… qué suculento que suena eh! Y aún más sabiendo que con esto amortizaremos más de un 100% del coste del coche… toma ya!

Algunos detalles de la Bells Beach

Algunos detalles de la Bells Beach

El primer día de aventuras ha ido bien. Hemos ido parado en los puntos de interés a lo largo de la Great Ocean Road. Las tres veces que ya he hecho este trayecto ha sido prácticamente lo mismo pero esta vez ha sido mucho mejor gracias a una pequeña pero importante diferencia.

Algunas paradas en el camino, aquí en Lorne

Algunas paradas en el camino, aquí en Lorne

Hoy hemos tenido un fantástico día soleado y el cambio es absolutamente radical. Los colores del agua, del cielo y los verdes de la naturaleza que rodean esta famosa ruta no tienen nada que ver con los que encontraréis si el día es gris y lluvioso. Todo sigue igual, todo en su sitio, incluso los koalas de Kennet River siguen comiendo y durmiendo en los eucaliptos. Pero con el sol son más felices, todos lo somos.

Los koalas de Kennet River siguen aquí en verano

Los koalas de Kennet River siguen aquí en verano

Hemos parado en la famosa Bells Beach de Torquay y también en el muelle de Lorne donde hemos visto cómo decenas de pescadores intentaban infructuosamente arrancarle un trocito de vida al mar. Hemos parado cada vez que veíamos un paisaje espectacular (hay muchos a lo largo de la carretera) para hacernos fotos y disfrutar del momento.

Cómo cambian las cosas cuando sale el sol

Cómo cambian las cosas cuando sale el sol

Cuando nos ha entrado el hambre hemos parado a comprar cuatro cosas y Kayley, una australiana de primera generación (ya sabéis que los auténticos australianos son los aborígenes y que el resto son los descendientes de los más malvados delincuentes del mundo), nos ha preparado una barbacoa, la auténtica especialidad de este país.

Una barbacoa preparada por una auténtica australiana

Una barbacoa preparada por una auténtica australiana

En todos los lugares nos hemos encontrado con muchísimos turistas, muchísimos más que cuando estuvimos aquí por primera vez. Ahora es verano, los niños tienen vacaciones y los australianos se mueven para visitar su inmenso país.

Las vacaciones y la alegría llegan con el verano

Las vacaciones y la alegría llegan con el verano

De nuevo en los Twelve Apostles, en la joya de la Great Ocean Road, no dejamos que nuestros recuerdos y experiencias pasadas en este lugar nos impidan disfrutar de él nuevamente. Hoy es distinto. Hoy la luz del sol nos llena de energía y la imponente vista de estos pináculos de roca nos deja boquiabiertos de nuevo.

¡Por fin, los Twelve Apostles con sol!

¡Por fin, los Twelve Apostles con sol!

Es una lástima que estos apóstoles no sean eternos. Cada año pierden unos dos centímetros debido a la accion del oleaje y algún día, tristemente, sucumbirán a las fuerzas de la naturaleza y se vendrán abajo como ya ha hecho alguno de ellos. Por suerte, nosotros ya los hemos podido ver y no nos olvidaremos de ellos.

Bonitos colores del atardecer

Bonitos colores del atardecer

Hemos bajado los Gibson Steps hasta la playa, el mismo lugar donde la primera vez vimos un fantástico arcoíris sobre los apóstoles. Nuestros acompañantes han querido bañarse este mar azotado por el viento antártico y Alek ha estado a puntito de palmarla arrastrado por las corrientes. Lo ha pasado mal para llegar de nuevo a la orilla pero finalmente lo ha conseguido.

El polaco a punto de palmarla en el mar

El polaco a punto de palmarla en el mar

Después de los apóstoles hemos parado en el Loch Ard Gorge, otro de los lugares que visitamos con lluvia hace algunos meses. Aquí fue donde se refugiaron los dos únicos supervivientes del crucero de lujo que unía Gran Bretaña y Australia hace ya más de un siglo.

Otra visita al Loch Ard Gorge

Otra visita al Loch Ard Gorge

La noche la hemos pasado en Port Cambell, el pueblo más cercano a los apóstoles. Nuestra casa es el coche y ya sabíamos dónde aparcarlo pero nuestros colegas también querían ahorrarse el alojamiento y les hemos recomendado preguntar casa por casa por un trocito de jardín para poner su tienda de campaña de manera gratuita. Después de cuatro intentos una mujer muy maja les ha dejado acampar en una propiedad suya, curiosamente situada en el puñetero centro del pueblo, al lado de todos los bares y restaurantes y a la vista de todo el mundo. Por suerte con el permiso de la dueña están totalmente a salvo.

Cambio de luces en los apóstoles

Cambio de luces en los apóstoles

La mañana siguiente, antes de seguir con la ruta, hemos decidido pasar de nuevo por los apóstoles para verlos con los primeros rayos del sol iluminándolos desde el este. Ahora sí que podemos decir que ya tenemos todas las vistas, perspectivas e iluminaciones posibles de los doce apóstoles.

El fabuloso London Bridge de la GOR

El fabuloso London Bridge de la GOR

El último en pasar por el objetivo de nuestras cámaras ha sido el London Bridge, el famoso doble arco de pierda que hace unos años perdió uno de sus vanos (hablando con propiedad, esta es la nomenclatura ingenieril) y que dejó a una pareja de amantes aislados sobre el arco actual. Cuidado con vuestros GPS, no vaya a ser que os confundáis y aparezcáis en Londres visitando su famoso puente. ¡Buenas noches!