Día 618: Perdidos en The Remarkables Ski Area

March 15, 2014 in Nova Zelanda by Joan&Elia

Seguimos trabajando mucho y seguimos viviendo en una casita compartida con otra gente, cosa que nos desgasta muchísimo y nos cansa. Es por este motivo que estamos buscando nuestro propio rinconcito en esta ciudad y seguro que pronto lo encontraremos. Además, las últimas noticias que nos han dado en el trabajo son muy positivas.

La consultora en la que he estado trabajando durante las dos últimas semanas se anunció en varias revistas y a través de varias páginas web de búsqueda de empleo. Recibieron 85 currículums de ingenieros, la mayoría de gente de fuera de Nueva Zelanda y sólo 4 de kiwis que no cumplían con los requerimientos del trabajo. De entre todos esos solicitantes yo he sido el elegido, quizá por suerte, quizá por cumplir con sus requisitos o quizá porque sabían que el sueldo que me pagarían sería algo menor al del resto por venir del país del que venimos… quién sabe?!?

Carretera sin asfaltar hasta las pistas de esquí

Carretera sin asfaltar hasta las pistas de esquí

El hecho es que a mis jefes les ha gustado cómo trabajo y han decidido darme un sponsor para un par de años, cosa que nos facilitará mucho las cosas por aquí y legalizará nuestra situación en el país (concretamente la de Èlia). Estamos preparando todo el papeleo para solicitar la Work Visa y para que Èlia pueda pedir la Partnership Visa y tener el mismo estatus que yo. Algún día escribiremos un poco sobre nuestros trabajos y sobre los procedimientos legales necesarios para obtener una situación similar a la nuestra.

A través de hierbajos por la montaña

A través de hierbajos por la montaña

En fin, después de todo este rollo que os hemos metido sobre nuestro trabajo os hablaremos muy brevemente de una escapadita que hemos hecho este fin de semana a las pistas de esquí de los Remarkables, una de las montañas que nos rodea y uno de los destinos de esquí más conocidos de la zona.

El acceso a la carretera de montaña que lleva a las pistas está a unos 10 km de Queenstown. La carretera está sin asfaltar (como la gran mayoría de las carreteras de por aquí, cosa que nos recuerda que este sitio o bien no quiere satisfacer las necesidades de los millones de turistas que vienen aquí anualmente o que simplemente están muy concienciados medioambientalmente) y los 13 km que hay hasta lo más alto son terribles. Lo único que merece la pena son las vistas, evidentemente.

Vistas de Frankton y de Lake Hayes Estate

Vistas de Frankton y de Lake Hayes Estate

Pues bien, tampoco podemos contaros mucho más porque hoy hemos hecho un poco el “panoli”. Al llegar al parking el vigilante nos ha dado un par de recomendaciones pero no nos hemos enterado muy bien y hemos ido un poco a nuestra bola… ¡Error! El camino lleva a la estación de esquí pero hay un pequeño desvío por obras que nos obligaba a meternos por lugares un poco peligrosos y con pocas indicaciones. Como no estábamos muy seguros de cuál era la dirección correcta hemos estado un rato investigando y jugándonos la vida y al final hemos decidido abandonar la excursión porque se hacía tarde y Èlia tenía que ir a trabajar.

El color del agua del río es espectacular

El color del agua del río es espectacular

Aunque no hayamos podido llegar hasta el pico de los Remarkables hemos tenido buenas vistas de los alrededores desde la terrible carreterita sin asfaltar. A nuestros pies hemos visto Queenstown, Frankton, Lake Hates Estate, los colores azules turquesa del Kawarau River y las montañas nevadas que ese encuentran en el borde de donde alcanza nuestra vista. Os prometemos que otro día volveremos para descubriros nuevas vistas desde lo más alto de la montaña. ¡Buenas noches!