Día 654: Kaikoura, ciudad de focas, ballenas, pingüinos y delfines

April 20, 2014 in Nova Zelanda by Joan&Elia

Hoy hemos madrugado con el objetivo de llegar hasta Kaikoura e intentar ver alguna de las principales atracciones turísticas del lugar, concretamente las focas que viven es sus costas durante todo el año.

De camino a Kaikoura

De camino a Kaikoura

Para llegar desde Hanmer Springs hasta Kaikoura hemos tenido dos alternativas y por suerte creemos haber elegido la que nos ha permitido disfrutar más del paisaje de Nueva Zelanda. La ruta posiblemente más directa, rápida y barata en consumo hubiera sido llegar hasta la costa e ir subiendo hacia el norte por la State Highway 1. La segunda opción es desviarse por la Inland Road, una carreterita de montaña que os permitirá ver paisajes como los de las fotos del post de hoy.

Paisajes y colores espectaculares

Paisajes y colores espectaculares

Conduciendo tranquilamente por estos bonitos parajes nos hemos encontrado con varias granjas y casas privadas con alguno de estos simpáticos animales mirándonos con atención. Nos hemos acercado un poco a estas llamas con la esperanza de que nos escupieran en la cara y poder así contar la anécdota pero no ha habido suerte…

Un grupito de llamas muy graciosas

Un grupito de llamas muy graciosas

A medida que nos adentrábamos en la montaña los paisajes eran cada vez más bonitos: ríos esculpiendo valles impresionantes, montañas que parecen recubiertas por una manta de seda verde con pliegues que se adaptan perfectamente a la geografía, campos repletos de ovejas, puertas de madera que limitan los terrenos de los agricultores,… todo parece idílico.

La puerta al paraíso y el equipo entero

La puerta al paraíso y el equipo entero

Por fin llegados a Kaikoura nos hemos ido directos al lugar que nos ha recomendado Guillem, un sitio en el que ya había estado antes y en el que tuvo la suerte de ver muchas focas, el Ohau Stream Walkway.

Las pequeñas foquitas del Ohau Stream

Las pequeñas foquitas del Ohau Stream

Para llegar hasta aquí tendréis que seguir la costa unos 27km más hacia el norte de Kaikoura y seguir las indicaciones. Este pequeño riachuelo que llega al mar es el lugar donde crecen las crías de foca. Aquí se pasan el día jugueteando con el agua a salvo de los malvados tiburones. Cuando son suficientemente mayores, abandonan el río y se van a la costa a espatarrarse al sol.

Foquitas descansando y las Ohau waterfalls

Foquitas descansando y las Ohau waterfalls

Teóricamente está prohibido acercarse a menos de 10 metros de las focas y meterse en el agua… pero al ver a este grupito de diez foquitas jugando en el agua y mirándonos con esos ojitos de pena no hemos podido resistirnos a acercarnos un poco más y juguetear con ellas. La experiencia ha sido una pasada y hemos llegado a acariciarlas. Os dejamos un pequeño video que ha grabado Anna con su súper GoPro.

Foques a Kaikoura

Después de pasar un buen rato viendo a estas pequeñas y maravillosas criaturas hemos bajado hasta la costa para ver si teníamos la suerte de ver alguna de las focas grandes. Estos animales viven aquí durante todo el año así que tendríais que tener muy mala suerte para venir hasta aquí y no ver ninguna. Si tenéis un interés especial en ver a las foquitas pequeñas deberéis acercaros entre los meses de noviembre y mayo.

Mamás foca tomando el sol

Mamás foca tomando el sol

Durante el periodo de crecimiento de las focas las mamás y los papás foca se pasan el día tumbados al sol y buscando comida en el mar y de vez en cuando las foquitas pequeñas se acercan a la costa para mamar y coger energía para seguir jugando en el río a salvo de los peligros del océano.

Alimentando a las crías recién llegadas de jugar en el río

Alimentando a las crías recién llegadas de jugar en el río

Es recomendable no acercarse demasiado a las focas durante la época de reproducción porque suelen ser muy territoriales y se vuelven muy agresivas. Hoy casi perdemos a un miembro de la expedición (a Jaume, el padre de Anna) cuando una foca gigante se ha enfadado con él por ser tan atrevido y acercarse a ella para hacerle una foto. Por suerte la foca estaba un poco perezosa y ha decidido no empezar una persecución que hubiera terminado en una carnicería…

Lucha de focas en Kaikoura

Lucha de focas en Kaikoura

Aunque estos animales parezcan gordos, perezosos y lentos, no debéis confiaros en absoluto porque en realidad son mucho más ágiles y rápidas que nosotros moviéndose por superficies resbaladizas e irregulares. Así que cuidadín…

Lugares bonitos para fotografiar

Lugares bonitos para fotografiar

Una vez nos hemos hartado de ver focas hemos vuelto hacia el centro del pueblo y de camino hemos parado en Mangamaunu Bay, el lugar donde se congregan los surfistas de Kaikoura, un lugar totalmente paradisíaco. Mar, olas, montañas y nieve, una combinación que parece casi imposible pero que existe en este país.

La fantástica Mangamaunu Bay con el fondo nevado

La fantástica Mangamaunu Bay con el fondo nevado

Os recomendamos que os acerquéis hasta la Kaikoura Peninsula y que investiguéis un poco por allí. Desde aquí podréis ver, entre otras muchas cosas, a las gigantes sperm whales y otros tipos de ballenas (pagando el tour de unos 150 NZ$ por persona), a los delfines más grandes del planeta (las orcas) o a los simpáticos pingüinos azules si venís en la época correcta del año.

Curiosas formaciones rocosas en Kaikoura

Curiosas formaciones rocosas en Kaikoura

Un lugar muy conocido y barato en el que podéis parar a comer es en The Original, un pequeño puesto situado en frente de la costa en el que se sirve marisco fresco. Nosotros nos hemos comido un salmón buenísimo por 9NZ$ y Guillem, Anna y sus padres han compartido vieiras, mejillones y langosta.

Comida en The Original Kaikoura Seafood, un lugar famoso

Comida en The Original Kaikoura Seafood, un lugar famoso

Después de reposar la comida nos hemos ido a dar un paseo por la punta de la península y hemos vuelto a encontrarnos con más focas. Primero esta parejita tan simpática de pequeñas juguetonas que mas tarde se han revelado contra nosotros y han intentado “atacarnos” mientras nos ahuyentaban con sus graciosos gritos de guerra. Nosotros nos hemos reído mucho pero seguro que sus mamás estarán orgullosas de ellas…

Pequeñas foquitas juguetonas

Pequeñas foquitas juguetonas

Aprovechando las últimas horas del día y la marea baja hemos estado paseando por las rocas en busca de mejillones o navajas (las segundas no se comen por aquí, supongo que les debe dar un poco de asquito) pero no ha habido suerte. Seguro que los millones de chinos que hay por aquí se nos han adelantado y ya han abierto un negocio de marisco con el que se están forrando.

Focas dormitando en la Kaikoura Peninsula

Focas dormitando en la Kaikoura Peninsula

Los colores y los reflejos de las montañas nevadas que hemos tenido en los charcos de agua han sido espectaculares, igual que este lugar. Hubiéramos podido pasar horas aquí haciendo fotos si las baterías de nuestra cámara no nos hubieran dejado tirados.

Un lugar espectacular

Un lugar espectacular

Suerte que teníamos la cámara de repuesto y hemos podido hacer algunas fotos más de la puesta de sol mientras caminábamos por el Kaikoura Peninsula Walkway, un recorrido muy bonito y accesible para toda la familia que resigue los acantilados de la península ofreciendo vistas impresionantes de este lugar.

Los colores de la puesta de sol en la península

Los colores de la puesta de sol en la península

A lo largo del camino hay una interesante colección de paneles informativos que permiten hacer un recorrido a través dela fascinante historia dela gente de aquí y aprender de la geología, los animales y las plantas que componen la zona. Si tenéis tiempo podéis dedicarle medio día o un día entero. Nosotros nos hemos tenido que confirmar con unos minutos pero ya nos hemos hecho una buena idea de lo bonito que es.

Qué colores, qué maravilla

Qué colores, qué maravilla

El día ha sido muy productivo e interesante y para rematarlo hemos cenado todos juntos en el camping donde pasarán la noche Guillem, Anna y sus padres y después de utilizar “ilegalmente” las instalaciones nos hemos ido a dormir a nuestro cochecito. Mañana nos toca un largo día de conducción de vuelta a casa (Queenstown), así que os mantendremos informados de las próximas novedades. ¡Buenas noches!