Día 833: Visita a la Banks Peninsula y relax en el lago Tekapo

nz_833_0

A unos cuantos kilómetros al norte de Christchurch se encuentra la Banks Peninsula, un lugar que nos han recomendado visitar varias personas locales. Concretamente nuestro landlord nos animó a visitar el pequeño asentamiento francés de Akaroa, situado en el medio de la península, así que hacia allí hemos encaminado los primeros pasos del día.

Paisajes espectaculares en la Banks Peninsula

Paisajes espectaculares en la Banks Peninsula

El trayecto hasta Akaroa ofrece unas vistas espectaculares y seguro que tendréis que parar el coche dos o tres veces para hacer fotos. Las interminables colinas verdes que se extienden hasta el mar y las decenas de entrantes y salientes de la península hacen que sea un lugar bastante interesante de ver. ¡Con mucho viento, pero interesante!

Fotos chulas frente a un fuerte viento helado

Fotos chulas frente a un fuerte viento helado

Los más destacable de esta zona es su geología de origen volcánico. La península está formada por los restos erosionados de dos grandes volcanes, el Lyttelton y el Akaroa, cuyos cráteres estaban situados en los puertos de los pueblos del mismo nombre. Las famosas llanuras de Canterbury que quedan al otro lado de la península (Christchurch y alrededores) se formaron principalmente por la erosión de los Southern Alps y por los abanicos aluviales creados por los grandes ríos trenzados que hay en la zona.

Bonitas panorámicas de Akaroa en la Banks Peninsula

Bonitas panorámicas de Akaroa en la Banks Peninsula

Después de muchas paradas hemos llegado a Akaroa y hemos dado un paseo por sus coloridas calles en busca de alguna que otra curiosidad. Es un lugar bonito y muy tranquilo y la influencia del asentamiento francés que hubo hace unos años todavía se refleja en los nombres de algunos locales. Os recomendamos que paseéis por sus dos calles y que os acerquéis hasta la bahía.

Akaroa, un bonito pueblo de origen francés

Akaroa, un bonito pueblo de origen francés

Akaroa fue el escenario de un incidente histórico muy notorio para Nueva Zelanda. El capitán británico John Stewart, ayudó al jefe de una tribu maorí local a capturar a la familia de la tribu enemiga y a saquear su ciudad.

Un pintor de bronce en medio de Akaroa

Un pintor de bronce en medio de Akaroa

Este hecho conllevó la designación por parte de la corona inglesa a la designación de un oficial británico a Nueva Zelanda para solucionar lo ocurrido. Este fue el primer paso en la participación británica que llevó al Tratado de Waitangi, el tratado que reconoce a los maorís como propietarios de la tierra.

El muelle de Akaroa y edificios muy coloridos

El muelle de Akaroa y edificios muy coloridos

Hay mucha historia y muchos conflictos de por medio relacionados con este pequeño pueblito tan bien situado. Es normal que todos (ingleses y franceses) quisieran dominar un sitio tan bien emplazado, con un puerto bien protegido y fácilmente defendible. Finalmente, después de mil historias, los franceses se quedaron con el premio.

A este pueblo no le falta ni una tonalidad

A este pueblo no le falta ni una tonalidad

Si preguntáis en la oficina de información probablemente os digan que os acerquéis al French Cemetery, pero ya os decimos con antelación que no vale un pimiento, así que no perdáis el tiempo porque no hay nada que ver allí. Lo único interesante es una mansión que algún ricachón franchute se está construyendo al lado del cementerio…

Miniexcursión al French Cemetery

Miniexcursión al French Cemetery

En Akaroa nos hemos dado cuenta de cómo funciona la sanidad en este país. Resulta que Nacho, el padre de Èlia, necesitaba tomarse unas pastillas que traía desde casa y que llevaba en su maleta. Como los listos de Qantas se la perdieron y todavía no nos la han hecho llegar, tuvo que pasar por la farmacia a comprar unas pastillas similares. ¡Zasca! ¡Cada pastilla 5NZD! Yo preferiría morirme antes que pagar esa salvajada por una pastilla…

Paseo relajado por el centro de Akaroa

Paseo relajado por el centro de Akaroa

El cementerio que sí merece la pena visitar es el pintoresco cementerio católico situado enfrente del faro de Akaroa. Este lugar de descanso eterno contiene las tumbas de muchos de los primeros pioneros y uno de los obeliscos contiene los restos de los fundadores de una de las familias más influyentes de Akaroa.

Un buen lugar para el descanso eterno

Un buen lugar para el descanso eterno

Al lado del cementerio está el Akaroa lighthouse, un faro de características muy similares a otros faros que hemos visto en Nueva Zelanda. Si sois muy frikis de los faros y os interesa visitarlo por dentro, os gustará saber que hay voluntarios que se encargan de enseñar el faro a los interesados los domingos entre 2 y 4 de la tarde, previo acuerdo. Y también os gustará saber que todos los fondos recaudados se reinvierten en el mantenimiento del faro para que todos los otros frikis también puedan disfrutar.

El faro de Akaroa y las casitas del waterfront

El faro de Akaroa y las casitas del waterfront

Después de ver todo lo que hemos considerado necesario de Akaroa hemos recorrido nuestros pasos y hemos vuelto hasta Christchurch para tomar la dirección correcta hacia el lago Tekapo. De camino hemos pasado por lugares que ya deberías conocer como el puente de Rakaia, ya fotografiado en posts anteriores.

Este puente ya deberíais conocerlo

Este puente ya deberíais conocerlo

También hemos parado en Geraldine para enseñar a nuestros acompañantes las tiendas a las que veníamos a gorronear cuando éramos unos mochileros. Hoy también hemos gorroneado un poquitín pero hemos equilibrado el karma comprando todo tipo de mermeladas y souvenirs para los que no han podido venir a visitarnos y se han quedado en casa trabajando.

Parada para comprar mermeladas y quesos

Parada para comprar mermeladas y quesos

Finalmente hemos llegado al Lake Tekapo, tan bonito como siempre. Nos hemos alojado en unas cabañas muy majas y muy bien equipadas que están delante mismo del lago y que forman parte del Lake Tekapo Motels & Holiday Parks. Hemos pagado 280NZD por las dos cabañas en las que hemos podido dormir tranquilamente los seis.

Nuestra casita en frente del lago Tekapo

Nuestra casita en frente del lago Tekapo

Para relajarnos antes de ir a dormir hemos hecho la turistada del día yendo a las Tekapo Springs, tres piscinas termales (no naturales) con la forma de los tres lagos de la región, el Tekapo, el Pukaki y el Ohau. Las temperaturas oscilan entre los 36 y los 40ºC y la entrada cuesta 22NZD por persona. Como el tiempo es ilimitado nos hemos quedado hasta que hemos salido arrugados como pasas y cuando empezábamos a marearnos…

El fantástico Tekapo y sus piscinas termales

El fantástico Tekapo y sus piscinas termales

Hoy el cielo estaba impresionante y hemos aprovechado para subir de noche hasta el Mt John Observatory y ver el cielo estrellado. La entrada al observatorio sólo es para tours guidaos, así que hemos tenido que aparcar el coche en el arcén y salir a disfrutar del espectáculo. Ya sabéis que esta zona está denominada como International Dark Sky Reserve y es el lugar con el cielo más claro y menos contaminado de todo el hemisferio sur. Realmente vale la pena pasar un poco de frío para ver esta maravilla (lo sentimos, no tenemos fotos de la vía láctea, pero seguro que las podéis encontrar en internet).

Un cielo indescriptible y algunas panorámicas

Un cielo indescriptible y algunas panorámicas

Hoy ha sido un día completo y después del baño termal estamos un poco amodorrados, así que nos vamos pronto a dormir. Nos vemos mañana. ¡Buenas noches!

Leave a Reply

%d bloggers like this: